Investigación

Paco García, su nuevo proyecto «Miope»

‘Miope’ es el nuevo proyecto musical en solitario de Paco García Ariza. Un punto de partida más personal para proyectar en un sonido y en unas ideas propias su visión de la vida. En el escenario le acompañan Jorge Conejo (percusión), Daniel Black Smith (sintetizadores) y Sergio Ríos (bajo).

¿Cómo empezaste en el mundo de la música?

Empecé con la música cuando tenía diecisiete años. Mi padre tenía un taller y yo trabajaba con él los veranos. Era una especie de costumbre que cada fin de verano mi padre me regalaba una cosa que yo le pidiera, siempre era algo musical. El último año antes de ir a la universidad tenía ganas de una batería y pedí una para aprender a tocar. Empecé a tener un grupo en Montilla de versiones, un poco para divertirnos. Aunque nunca me había divertido tanto. No sonaba muy bien, pero te daba una sensación increíble. A partir de ahí, me fui a Málaga a estudiar y comencé a tener ciertos proyectos, algunos tributos y demás. Siempre tocando versiones. A los años empecé con un grupo en Montilla de música propia que se llama Mr. Mackenzie. Ahí fue el primer encuentro real y serio con el tema de proponerte de verdad, hacer música propia para decir cosas.

¿Cómo nace tu nuevo proyecto Miope?

Este nuevo proyecto nace porque a mí siempre me ha gustado muchísimo la música. He visto y he escuchado muchas cosas, he cantado versiones, pero soñaba con la idea de cantar algo que fuese mío. Es decir, cantar tus pensamientos, tus historias… Cuando empecé con Mr. Mackenzie las letras de algunas canciones eran mías, otras de otros compañeros o conjuntas. Fui dándome cuenta de que la escena indie española, en general, no me gusta mucho. Me costó mucho adentrarme en la música española que me gustara, pero encontré algunas cosas que sí me empezaron a gustar bastante. Al principio, no sabía muy bien cómo cantar en español porque llevaba mucho tiempo escuchando música anglosajona. El punto de partida de Miope fue, sin yo saberlo, hace unos cinco años con canciones e ideas muy sueltas. Hasta que decidí hace par de años que me iba a poner de verdad a intentar hacer cosas propias. Y parece que, poco a poco, lo estoy consiguiendo. Han sido par de años de composición y de sacar ideas. Lo grabo y trabajo yo entero en solitario. Me busqué un formato tipo banda para poder llevar a cabo estas canciones que ya tengo grabadas por mi cuenta, pero que no puedo realizar en directo si no es como una banda.

Siendo la primera vez que te adentras en un proyecto en solitario, ¿qué dirías que fue lo más complicado?

Pasar del mundo de las ideas al mundo de los hechos. Al final eso es lo que pasa con todo en la vida, con todo lo creativo. Cuando imaginamos algo, imaginamos cosas que al final no son las que vamos a hacer. Lo más difícil es ese salto en el que te sientas contigo mismo a empezar a buscar unos sonidos, unas composiciones, ponerle unas letras… Mi punto más difícil fue, quizás, el de las letras. Es decir, cantar algo que no te hiciera sentir una especie de vergüenza ajena. Empezar a escuchar lo que has escrito y que te guste es para mí más que suficiente. Otra cosa es que la audiencia no lo recoja de la misma manera. Pero, sin duda, lo más difícil fue desnudarse artísticamente y darse cuenta de que lo que estás haciendo tiene valía. A partir de ahí, dar más pasos componiendo otra canción o un nuevo arreglo de guitarra. Cuando terminas todo eso y miras para atrás, como dije, no es lo que te imaginabas. Pero si no te lo imaginabas así, no ibas a llegar al camino donde has llegado. Las cosas no se pueden quedar en pensamientos o en proyectos inacabados, hay que terminarlos.

¿Qué significado tiene el nombre de Miope?

Aparte de porque soy miope, aunque no es por eso, yo saqué la conclusión de que las cosas que estaba cantando en mis canciones eran una forma de ver la realidad desde un punto de vista artístico. Tú puedes escuchar esas letras y no sentirte identificado con ellas o no verlo igual que yo. Entonces, es una especie de miopía artística. Es decir, yo puedo ver algo blanco pero puede que para ti sea gris o verde. Me gustó el argumento y me convenció, por eso llamé así el proyecto.

¿Qué te gustaría transmitir con tus canciones?

Me gusta transmitir lo que yo creo que es la vida real y de lo que creo que no se habla. Estoy muy cansado de las letras que venden, en todos los sentidos, porque considero que son letras machistas y muy platónicas. Pienso que son sentimientos muy básicos. Me siento identificado o representado con muchas de ellas, pero no ponemos el foco en muchas otras cuestiones que pueden ser de un calado más profundo, a pesar de que no venden tanto. Todas mis letras, irremediablemente, hasta la fecha son autobiográficas. En mayor o menor medida estoy hablando de cosas que veo, siento o que he vivido, porque así las puedes contar con más matices. Yo intenté escribir en inglés, pero los matices y la sensibilidad no son iguales que como en tu lengua materna. Mis letras hablan de cosas normales de la vida con un cierto punto poético, sin que sea un lenguaje claro. Tengo canciones que hablan de la ansiedad, otra que habla de mi abuelo … Me gusta la música como una especie de juego de magia. Si hay la posibilidad de darle un poquito de mística, dásela.

Vemos que se trata de un estilo pop que se sale un poco de lo establecido, ¿querías buscar esa diferencia?

Sinceramente, sí. No por hacerlo de una forma impostada, sino que la música que a mí me gusta creo que es melódica, sin ningún tipo de artificio demasiado extraño. Opino que juega con matices y colores que no son primarios, como en la pintura. Lo que digo en la descripción y, no sé si es cierto o no, me parece que es un pop o estilo que no es blanco o negro. Es un terreno donde hay espacios intermedios. Puede que algo sea melancólico, pero te transmita felicidad, y otra puede que sea feliz, pero te deje un sabor agridulce. Yo creo que así es la vida. Abrazar ese término, desde el punto de vista artístico, es una declaración de intenciones que me hace sentir bien conmigo mismo porque estoy cantando lo que la gente quiere escuchar.

¿Cuál fue la primera canción que escribiste? ¿Cómo fue el proceso creativo?

Sin pretensiones, mis dos primeras letras las tuve que escribir desde un avión. Las escribí desde ahí porque tengo un problema con la vida, creo que como todos, estamos sometidos a muchos estímulos tecnológicos y sociales. Como si no encontraras un momento de paz o quieres convencerte de que realmente no existe cuando sí existe, pero tienes que buscarlo. Mi primera letra la escribí en un avión yendo a un festival en el año de la pandemia. Normalmente, sé qué quiero decir antes con la música que con la letra porque me he dedicado más tiempo a hacer música que a ser letrista. Esa vez fue un poco la peor, pero era una declaración de intenciones. Esa canción es Has salido y es la que considero, aunque no le haya dado promoción, el single. Esas frases que esconde el estribillo, como “no hay miedo a perder” o “La luna esconde mi piel”, hacen referencia a que yo no sé quién soy. A veces muestro una cara que ni yo mismo sé si soy esa. Es una especie de letra camaleónica de lo que nos puede pasar a todos como personas. Lo que me hastía del mundo indie es la superficialidad, tener que ir vestido de la forma más original o el mejor perfil de Instagram. Al final todos somos exactamente igual de irrelevantes. Eso es lo que me tiene un poco pesimista con el mundo, pero también creo que hay excepciones y muchísima música que me encanta. Esa fue la primera letra y, a partir de ahí, de otras cuestiones como hacer tonterías por amor o defraudar a alguien porque no eres claro. Es como una especie de ajuste de cuentas, pero tranquilo. Es decir, opinar sobre la vida en base a lo que has hecho en tu vida hasta el día de hoy.

Después de esta experiencia, ¿prefieres el trabajo en solitario o en grupo?

Es curioso porque creo que no hay una respuesta correcta para ello. Creo que en un proyecto en solitario hay muchas luces y sombras, y cuando tienes un grupo pasa lo contrario. En mi caso en particular, lo que creo que pasa es que nunca he tenido un grupo donde yo haya llevado la batuta compositiva. Lo que más me gusta de un grupo son las conversaciones, cómo te dejas llevar por el estilo de otro y que otro se deje llevar por el tuyo, cómo encuentras una palabra o un sonido cuando tu cabeza ya se estaba empezando a bloquear… En solitario, si tienes las herramientas para poder avanzar poco a poco vas a ir montando algo que habla por todas las vertientes, de cómo tú ves la música. Como conclusión, podría decir que Miope está teniendo un sentido de responsabilidad plena, de autoconfianza y autocontrol. Estar poquito a poco aprendiendo. Nunca antes había tenido esta sensación, entonces eso no lo cambio por nada en el mundo. Pero la vida da para mucho, tampoco creo que sea algo excluyente mantener otros proyectos o ideas, tener otros caminos por los que materializar tus cosas. Tu personalidad puede tener varios significados y uno de ellos no excluye a los otros. Por ahora, si puedo decir que es el proyecto que de repente me está removiendo cosas que nunca se me habían removido antes porque es la primera vez que me expongo a ello.

¿Crees que es difícil innovar en el mundo de la música?

Sí y no. Creo que es difícil que la gente acepte cosas que aparentemente son nuevas porque es muy fácil coger cuarenta discos desde los años cincuenta hasta los ochenta y pensar que tienes todos los estilos existentes en tus manos. Pero la realidad es que cada vez hay más mezclas de mezclas, los sabores ya no son tan primarios porque ya se han inventado. A día de hoy, una persona puede hacer música country y mezclarla con otro estilo que, hasta día de hoy, no se había hecho. Yo creo que la música es reseñable y destacable, como cosas nuevas que se está haciendo, pero a los medios de comunicación ya no les interesa eso porque no llamaría nuestra atención. Por eso creo que la música que yo estoy haciendo es pop porque se queda en la memoria y tiene estribillo y estrofa, pero no juega con esa sensación de que si no pasa nada en los primeros quince segundos ya tu canción no vale para estar en la radio. Hay un montón de gente todos los días sacando música nueva y estilos que redefinen de dónde proceden, pero que no están repitiendo. Me niego a pensar eso porque estoy todos los días escuchando música y creo que sigue habiendo maravillas todos los días. Cada vez hay más cosas hechas y por supuesto es más difícil que lo tuyo no se parezca a algo que ya se ha hecho. A día de hoy es prácticamente imposible, a no ser que se jueguen con elementos tecnológicos.

¿Tienes algún proyecto de futuro?

Ahora mismo estoy centrado en Miope. Estoy trabajando en otros proyectos, un grupo en Montilla que se llama Mr. Mackenzie, con el artista malagueño Daniel BlackSmith y tocando la guitarra con Mar Louise. Mi ilusión es que eso siga funcionando. Me gusta tener mis expectativas controladas, que lo que ya sé que me gusta me pueda llevar a sitios que puedan ser mis favoritos. Se trata de pensar que la mejor canción de Miope aún no existe. Mi proyecto de futuro es que todo funcione bien, hacer las cosas lentas pero bonitas y disfrutar de la música. También, voy a sacar una serie de vídeos en YouTube para empezar con este proyecto de una forma más singular. Por lo menos, para que cuando nos escuchen también nos tengan que ver como una experiencia más inmersiva.

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply